miércoles, 17 de enero de 2018

Círculo con bordes

Los bordes de aquella piscina siempre me habían resultado muy peligrosos, cada vez que los miraba se cruzaban por mi mente imágenes terribles. 
Aunque su forma irregular y circular hacía difícil el ejercicio en su interior, cada verano pasaba horas y horas en ella, me gustaba lo cíclico de su agua en movimiento a través de mi cuerpo. 

Veía las imágenes en blanco y negro: el primer beso, los siguientes, los presentes...

El círculo acuoso se presentaba cada verano más pequeño y sus bordes menos amenazantes. 

Los recuerdos de aquellos labios se volvieron rojos y crearon su propia vida.  

¡Salud y arte!


viernes, 12 de enero de 2018

Pintar

Mi mente estaba en blanco...
Siempre me había resultado angustiante el blanco impoluto de las sábanas de mi familia de adopción.

El blanco de los ojos de mi madre de acogida cuando se enfadaba conmigo. 
El blanco del pelo de mi abuelo, que me dejó cuando yo era muy pequeña.
El blanco puritano de mi ropa interior con mis iniciales bordadas a mano. 

Yo quería otros colores, colores que me hicieran vivir, que me dejaran portarme mal, que no me encorsetaran, que no me manipularan...
Un día empecé a ver esos colores.

Me di cuenta de que tenía que ser yo la que los transformase y pintase la vida de pasión, amor, desamor, enfado, tristeza, alegría...

Y así lo hice: ¡pinte todo mi cuerpo y empecé a bailar!

¡Salud y Arte!


sábado, 30 de diciembre de 2017

Año viejo-Año nuevo

Mesas llenas, bocas llenas, regalos, viajes, reuniones...

Cada fin de año parece que asistamos a un apocalipsis colectivo en el que el mundo parece acabarse y debemos acabar lo más "llenos" posibles...

Risas vacías...

Todos, de un modo u otro, estamos movidos por los años que acaban y las expectativas puestas en un nuevo ciclo. 

¿Estamos realmente "llenos" de lo que queremos?
 

Mis mejores deseos llenos de salud y arte para el 2018. 



viernes, 27 de octubre de 2017

Crear--creer

El placer por escribir y transmitir a través de las palabras nace cuando una se puede tomar ese tiempo para saborear pensamientos, ideas, reflexiones...

El contexto universitario, la investigación, la enseñanza ofrecen un marco a ese tiempo y lo transforman en palabra, en arte, en vida. 

En el momento en que vivimos y su situación social impide que exista un espacio para el pensamiento, la reflexión porque estamos preocupados y ahogados por la supervivencia. 
El calor de verano a finales de Octubre simboliza el abismo y la desazón a la que se encuentra avocado el ser humano. 

Seguiré luchando por crear el tiempo y creer que las cosas pueden mejorar con el arte y con los emprendimientos que cada uno realiza.

¡Salud y Arte!

domingo, 1 de octubre de 2017

Enselvada

Sus ojos se abrieron velados por una sombra blanca. Creía que se estaba quedando ciega cuando de repente vio cómo dos personas con uniforme verde estaban junto a ella con herramientas quirúrgicas. Quería gritar pero no podía abrir la boca, otra sombra blanca estaba en sus labios impidiendo su apertura. 
Intentó mover uno de sus brazos para tocar los de las personas con uniforme verde, pero tampoco pudo.
Sonó el teléfono, un señor que se hacía llamar Benya, daba instrucciones sobre cómo debían proceder a abrir el cuerpo del ente. ¿El ente?, ¿quién era?. Nadie podía escucharla, empezaron a tocar su piel, estaba adherida y le hacían daño. Sabía que éste era sólo el comienzo de todo lo que le esperaba...



lunes, 11 de septiembre de 2017

Cómo.

Sigo sin recordar...
Cuántas Comunidades Autónomas tiene España...
Cuántas banderas...
Cuál es el índice de población de cada una de ellas...

Ahora no me me importa cuánto...me importa cómo...
El cómo no se puede aprender, se vive, se respira, se llora, se ríe, se ama, se besa, se discute...

Se, se, se... sé cómo.




martes, 15 de agosto de 2017

El Globo

Introdujo con delicadeza El Globo debajo de su camisa recién planchada y salió a la calle orgullosa, iba a tener que empezar a hacerlo más grande o lo notarían pronto. 
Al doblar la esquina fue a la pastelería de Ana, se dieron los buenos días, y ella le dijo que tenía antojo de dos croissants con mermelada, Ana sonriente le dio los croissants y un descafeinado. 

Con el desayuno en sus manos, sacó las llaves del coche y puso todas sus cosas en el asiento del copiloto mientras engullía con ansia su desayuno. Arrancó el coche y salió a la autopista, había comido demasiado y estaba muy cerca del volante, por lo que se dispuso a mover el asiento, un estruendo inundó todo su cuerpo. El Globo se explotó.