jueves, 8 de marzo de 2018

¿Y qué?

Mamá ¿puedo usar tu pintauñas?
Hija todavía eres muy pequeña, más adelante...
Las uñas de su madre se desenvolvían en su pelo como una pluma, pintadas de rojo, no muy largas...

Mamá ¿me dejas tu vestido verde?
Te va a quedar muy largo hija, quizá dentro de dos años en tu cumpleaños puedas llevarlo...
El vestido verde de su madre tenía una mancha circular en la cadera, no era perceptible, pero su madre siempre la cubría con un cinturón. 

Mamá, voy a coger tu pintauñas y tu vestido...
Hija todavía...
Ya puedo, quiero y voy a hacerlo mamá. 
Pero ¿qué van a pensar?
Que piensen lo que quieran.

¡Salud y Arte para todas!