jueves, 10 de agosto de 2017

Con falda

Se puso las zapatillas que le habían regalado sus amigas el cumpleaños pasado, el despertador sonaba en la habitación contigua, corrió a apagarlo y fue a la cocina a tomar sus vitaminas. Tenía razón su nueva médica, ahora se cansaba menos y estaba adquiriendo la forma que ella siempre había soñado. 

Hizo sus estiramientos y salió cuando el reloj de la cocina marcaba las 6:15 am. Le encantaba salir a correr a esa hora, las calles estaban desiertas y el frío de la mañana le abría los poros de la piel. 
Volvió a casa, tomo su batido energético, hizo abdominales y se dio una ducha. Salió con su tupper de la comida hacia la oficina a las 8 am, sin apenas poder respirar por la falda que llevaba. Tenía un truco, comprar dos tallas menos en sus prendas para así conseguir su meta; siempre tenía una. 
Al entrar a su trabajo una punzada hizo doblar su cuerpo, se ahogaba, nadie la miraba y ella estaba desapareciendo, se desabrochó la falda y saco sus piernas de ella apresuradamente. 

Eran las 9 de un día diferente a todos los demás.

2 comentarios:

  1. Qué interesante! Quiero leer como continúa!

    Como siempre, maravilloso! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu mirada afectiva y siempre "my biggest support"!!

      Eliminar