martes, 1 de diciembre de 2015

Vibrando...

Llevo unos días sin escribir y lo echaba de menos...

A veces, como mencionaba en la entrada que lleva por título "Diez minutos", es difícil encontrar el tiempo para las cosas que llenan y que nos hacen evitar que caigamos en una rutina angustiante. Pero también es cierto que estas cosas que nos hacen vibrar perderían su sentido si las hiciéramos sin pasión y sin provocar una leve alteración en tu día a día...Por ello doy gracias a la profesión que tengo ya que me hace vibrar en reiteradas ocasiones.

Muchas veces me pregunto el por qué todo cuesta tanto esfuerzo y si será así en todas las profesiones.

A día de hoy me declaro culpable por dejar que, a veces, la negatividad invada mi cuerpo y por pensar que tanto esfuerzo no merece la pena...
Afortunadamente eso sólo se produce algunos días y otros, la energía y el optimismo crecen frente al hartazgo.

Yo lucho día a día por seguir vibrando a través del arte.

¡Salud y Arte!


1 comentario:

  1. Muy bonita esa entrada, y además, muy sincera. Creo que cuando algo nos apasiona tanto como la actuación y el trabajo del arte hace contigo, normal que se produce bajones. Pero hay que seguir luchando, siempre, por que los bajones sólo reafirman el amor que uno tiene de su profesión.

    ResponderEliminar